Tradujob (V): Tarifas de traducción

Una de las preguntas más comunes al comenzar a trabajar como traductor freelance es: “¿Qué tarifa debo aplicar por mi trabajo”. No se trata de una pregunta fácil de responder, pues depende de diferentes cuestiones, tales como su capacidad de trabajo, las combinaciones de lenguas en las que traduce, sus clientes, circunstancias personales, etc. Respecto a las tarifas de traducción, podemos distinguir dos posturas:

  • Por un lado, quien afirma que no se debe trabajar por debajo de una determinada tarifa mínima. Quienes trabajan por debajo de esta tarifa (por lo general traductores que acaban de iniciarse en el mercado laboral, y que creen que si aplican tarifas “normales” no encontrarán trabajo) afectan con esta práctica al resto de los traductores en activo, pues tienden a bajar la tarifa de mercado.
  • Por otro lado, quien afirma que cada traductor tiene derecho a cobrar lo que quiera por su trabajo, incluso cuando esta práctica afecte al resto de profesionales del mercado. Quienes defienden esta idea suelen ser traductores con poca experiencia, que tienen que pagar sus facturas a final de mes.

En mi opinión (y ya sabéis lo que dicen de estas: son como los culos, todo el mundo tiene una), mi actitud a la hora de fijar tarifas (y que conste que tengo muy poca experiencia en el tema laboral) sería una combinación de estas dos posturas. Por un lado, creo que rebajar precios por ser un traductor novato sólo sirve para joder al resto de tus compañeros. Si estás seguro de tu profesionalidad, no hay problema por fijar una tarifa de mercado estándar. Y si crees que aún hay aspectos de tu trabajo por pulir, lo mejor es emplear parte de tus ganancias en un revisor o en un profesional que se encargue de garantizar unos estándares de calidad mínimos.
También es cierto que el mercado de traductores es cada vez más amplio, y que en muchos casos, hay que amoldarse a precios que no nos gustan (porque en la vida real, a final de mes hay que pagar hipoteca, luz, agua, gas y tarjeta de socio del club Megatrix). Que aceptemos precios que no nos gusten no quiere decir que aceptemos cualquier precio (un día podemos aceptar un precio algo más bajo, y otro, fijar un precio algo más alto). En la medida de lo posible, hay que educar a nuestros clientes. En muchos casos, estos no van a entender todo lo que implica nuestro trabajo, por lo que debemos hacérselo entender, y dejarles claro que nuestra tarifa refleja plenamente todo el trabajo que hemos de realizar para proporcionar, no sólo una traducción, sino un producto lingüístico terminado y de calidad. Por tanto, fijar tarifas muy bajas sólo sirve (siempre en mi humilde opinión) para demostrar que nuestro trabajo no es tan bueno como debe ser.
Respecto a tarifas concretas de traducción, insisto en que cada profesional debe fijar cuanto debe cobrar por su trabajo. Hay varias formas de conocer los precios de mercado: consultar las tarifas de agencias de traducción, visitar foros y webs de traducción (una buena fuente de información son las asociaciones de traductores), contactar con compañeros con experiencia, hablar con antiguos profesores de la universidad, etc.
Basándome en varias fuentes de las que cito anteriormente, he elaborado la siguiente tabla de tarifas. Insisto en que se trata de un modelo subjetivo, y que va a depender de las circunstancias que ya he mencionado anteriormente (a veces vamos a aceptar una tarifa más baja, pero a cambio vamos a contar con un cliente que pague mejor; si trabajamos con clientes extranjeros vamos a cobrar más, etc.) Pero espero que os ayude si estáis en la tesitura de decidir cuanto vale vuestro trabajo:

  • Inglés y lenguas romances: Entre 4,5 c/palabra y 7,5 c/palabra
  • Alemán: Entre 5 c/palabra y 9 c/palabra
  • Ruso y griego: Entre 7 c/palabra y 11 c/palabra
  • Lenguas semíticas (e.g: árabe y hebreo), eslavas (e.g: rumano y búlgaro), orientales (e.g: chino y japonés) y otras: Se suelen fijar tarifas según la lengua concreta a traducir y el tipo de texto. Por lo general, a partir de 15 c/palabra en adelante

Como ya he dicho, estas tarifas son orientativas, y tienen que ser tenidas en cuenta junto a circunstancias como tipo de traducción (no es lo mismo una traducción literaria que una técnica especializada), dificultad, urgencia y, obviamente, cual es el cliente final.

Para más información sobre tarifas de traducción os recomiendo la visita de los siguientes enlaces:

Asimismo, os recomiendo que visitéis las webs de diferentes agencias de traducción, pues sus precios os pueden ayudar para fijar los vuestros.
Un saludo.
Oliver Carreira
PS: Mi especial agradecimiento a Eugenia Arrés, Elisa Calvo, Aída Martínez Gomez y Gomez, y Pablo Muñoz Sánchez por sacar tiempo de donde no lo hay para comentar este artículo🙂.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: