God bless EasyJet

Por fin llegó el día que pensé que nunca llegaría. Siempre quería pensar que sería posible, que no estaba tan lejos, y que algún día, cuando yo ya fuera mayor, tuviera trabajo, dinero, etc. podría escapar y volver. Nunca pensé que ese día fuera a llegar tan pronto. Llegó, sí, sin trabajo y sin dinero, pero llegó. Estaba más nerviosa que cuando tenía cuatro años y era la víspera de Reyes. Madrugué. Tenía que hacer unas cosas para clase, hacer la maleta, y arreglarme. No era nada fácil; tenía que ponerme guapa, tenía una cita muy importante. Pero no era una cita cualquiera, era un reencuentro. Yo no tenía que conquistar a nadie, y a mí ya me habían conquistado. Ya estaba enamorada…Antes de que esto pasara, pasaba las horas en blanco, mirando al techo o viendo las miles de fotos que tenía. Un buen día me puse a mirar vuelos, sólo por curiosidad. ¿75 € ida y vuelta! Tenía que cogerlo, y lo cogí. Pronto empezaron las llamadas y los emails; volví a estar pendiente del móvil. Tenía un billete en mis manos, un billete para vivir a la ciudad que me acogió durante mi Erasmus. Estaba como una niña con zapatos nuevos, pero cuando mis amigos me dijeron que ellos también venían, la emoción no cabía en mí. Ir todos juntitos a ver a la gente que aún quedaba allí me iba a ayudar, no me iba a sentir tan sola ni tan desgraciada. Todos podríamos compartir la envidia que nos darían los nuevos Erasmus.

Volver a pisar sus calles fue algo extraño, una sensación indescriptible. Yo me sentía diferente, cambiada, quizá incluso más madura. Sin embargo, todo lo demás, seguía igual. Yo había pensado en la ciudad y en sus gentes casi todos los días, pero era como si ellos no hubieran notado mi marcha, todo era igual, todo en su sitio, todo igual de limpio. No estaba tan emocionada como pensaba, el tiempo no había pasado y yo recorría los mismos caminos que tantas veces recorrí desde Madrid. A medida que me acercaba a mi residencia, donde todos mis amigos estaban esperándonos, las lagrimillas empezaron a salir de mis ojos. Era una sensación rara: nervios, alegría, tristeza…Saber que sólo tendría dos días para disfrutar de todo aquello no hacía que mi situación mejorara.

Volver a ver a mis amigos, volver a comprar al «súper» al que iba todos los días, volver a mi residencia…Era una mezcla de sensaciones que sólo se pueden entender cuando vives algo así. Re-enamorarme de la ciudad no me costó nada. Quería agacharme y besar el suelo, abrazarlo, arrancar el suelo y llevarlo siempre conmigo. Mecer la ciudad en mis brazos. Sin embargo sabía que todo tenía fecha de caducidad y que a los dos días iba a estar en Madrid. Aproveché todo el tiempo que estuve allí, cada segundo, viendo todo mi alrededor como una espectadora, yo ya no formaba parte de ese mundo.

Este viaje sirvió, por extraño que parezca, para darme ánimos. Pensé que tras esta visita fugaz iba a volver mucho peor, como un alma en pena, llorando por las esquinas lamentándome de estar en España y no de Erasmus. Está claro que me dio pena, que cuando se pasaron los dos días y llegaron las despedidas, éstas fueron incluso más duras que las primeras, lo pasé mal. Sin embargo, he vuelto con ganas. He vuelto con ganas de acabar la carrera, salir con mi título debajo del brazo, y comerme el mundo: viajar, conocer gente, aprender idiomas…en definitiva, disfrutar de mi vida. Hace unos meses no estaba segura, ahora sí, ahora puedo afirmar que irme de Erasmus ha sido lo mejor que me ha pasado en mi vida. Hay un antes y un después en mí, en mi vida.

Si aún alguien que tenga dudas sobre pedir una Erasmus o no, espero que tras leer este artículo hayan desaparecido. Hacedlo, no os vais a arrepentir.

Me llamo Aída, y llevo demasiado tiempo sin ser Erasmus. 😥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: