Tradujob (IV): Freelancing – Cómo ser traductor autónomo [Segunda parte]

Previously, on Tradujob… ya vimos que, llegados a este punto, contamos con un cliente dispuesto a confiar el destino de sus textos en nuestras manos. El proyecto es rentable, dentro de nuestras posibilidades, y podemos terminarlo a tiempo ¿Manos a la obra?
No. Antes de pulsar una sola tecla debemos de hacernos cargo de nuestras obligaciones con el estado. Esto es, impuestos.
Los impuestos son como la gravedad: te topas con ellos vayas donde vayas, son progresivos, y no hay forma de escapar de ellos. En el caso en que nos estamos centrando (el de un trabajador autónomo), tenemos que cumplir nuestras obligaciones con dos administraciones: la Seguridad Social y la Agencia Tributaria (más conocida como nuestra amiga Hacienda). Los pasos a llevar a cabo son los siguientes:
Darnos de alta en el censo de actividades de Hacienda: para ello, hemos de presentar el impreso 036 que nos facilitarán en cualquier sucursal de la Agencia Tributaria. El alta en el censo de Hacienda no cuesta nada, y hemos de hacerla unos diez días antes de comenzar la actividad.
Darnos de alta como trabajadores por cuenta propia en la Seguridad Social: Con el resguardo del alta en el censo de Hacienda, y en un plazo máximo de 30 días a partir del alta en este, hemos de darnos de alta como autónomos en la Seguridad Social. Para ello, sólo hemos de solicitar el impreso correspondiente y listo. La cuota de autónomo (para menores de 30 años) es de aproximadamente 180 euros. A partir de esta edad asciende hasta los 250 euros. Asimismo, la cuota de autónomo depende de la base de cotización que elijamos (esto es, cuanto mayor es la cuota, mayores ingresos estamos aportando para nuestra futura jubilación). Durante los primeros años, lo que más conviene es elegir la cuota de cotización mínima, por la que tendremos que pagar los importes arriba mencionados.
Con estos trámites cumplidos, podemos llevar a cabo nuestra actividad legalmente y sin que Hacienda envíe a las fuerzas del orden a nuestro domicilio. Obviamente el alta, tanto en la Seguridad Social como en Hacienda, sólo hay que mantenerla mientras trabajemos. Si bien el alta en Hacienda no cuesta nada, en la Seguridad Social se paga por meses (si nos damos de alta por un plazo de un día, o de treinta, el importe es el mismo, por lo que hay que rentabilizar este pago). Para darnos de baja, sólo hay que solicitar los impresos a tal efecto (y presentarlos al menos seis días antes del fin de la actividad).
Facturación: Una vez terminado el proyecto y entregado a nuestro cliente, sólo queda presentar la factura a tal efecto. Existen muchos modelos de factura, aunque cualquiera de ellos debe incluir los siguientes datos:

  • Nuestro nombre completo, dirección y NIF (teléfono, email y fax son opcionales, aunque recomendables).
  • Nombre, dirección y CIF (si es una empresa) o NIF (si es un particular o un trabajador autónomo) de nuestro cliente.
  • Concepto a facturar, número de unidades y precio del concepto.
  • IVA e IRPF aplicados, y total de la factura.
  • Recomendable (aunque opcional): información de pago para el cliente.

La facturación puede parecer algo muy complejo, pero apenas presenta dificultades una vez nos familiarizamos con esta. Aquí os dejo un modelo de factura donde podéis ver la distribución de los diferentes elementos.
En la factura, hay que presentar especial atención a los valores de IVA e IRPF (son impuestos del estado, por lo que no hay lugar para el error). Por defecto, el valor del IVA es del 16%, y el del IRPF un 15%. Sin embargo, hay excepciones a estos porcentajes: En caso de traducciones literarias o de divulgación general (es decir, libros de lectura, como una novela o un libro de poesía) se está exento de IVA (sólo en el caso de que trabajemos exclusivamente con traducciones literarias; si hacemos tanto traducciones literarias como no literarias, es necesario prorretear el IVA de la factura, procedimiento para el cual os remito a una sucursal de Hacienda o a un asesor fiscal, pues es bastante complejo). Asimismo, si nos encontramos en los tres primeros años de actividad, el IRPF a aplicar es el 7%.
El IRPF es un impuesto a “restar” de nuestro total, ya que es un impuesto que el cliente recauda para Hacienda, de la misma forma que el IVA es un impuesto que se “suma” a la factura, pero que no nos quedamos (lo que sería un delito fiscal grave) sino que recaudamos para Hacienda a través de las liquidaciones trimestrales del IVA (punto que veremos a continuación).
Una vez emitida nuestra factura y enviada a nuestro cliente, este dispone por ley de hasta 90 días para pagarnos. A este respecto, es muy importante acordar con el cliente cuando nos va a pagar, pues si no lo hacemos, este podrá pagar hasta en un plazo de 3 meses.
Otros impuestos: Finalizada la actividad, y como ya hemos comentado anteriormente, hemos de darnos de baja tanto en Hacienda como en la Seguridad Social (sólo si no vamos a seguir trabajando). A pesar de darnos de baja, aún nos quedarían tres trámites más por realizar, todos ellos con Hacienda:

  • Declaración trimestral del IVA (impreso número 300): A través de este trámite pagamos a Hacienda el IVA que hemos recaudado de nuestro cliente. Hay cuatro al año, aunque nosotros sólo tendremos que hacer aquellas en las que hallamos tenido actividad económica (es decir, si trabajamos un mes, sólo tenemos que hacerla declaración trimestral correspondiente a ese mes, pero si trabajamos durante un año, hay que hacer las cuatro). Los plazos de las declaraciones trimestrales de IVA son los siguientes: 1 al 20 de Abril, 1 al 20 de Julio, 1 al 20 de Octubre y 1 al 20 de Enero. En la declaración trimestral del IVA es importante tener en cuenta que podemos desgravarnos el IVA de los gastos generados de nuestra actividad. Por ejemplo, si compramos un paquete de folios, un cartucho de tinta, un diccionario o similares, el IVA correspondiente a esos elementos puede restarse en nuestra liquidación trimestral. Supongamos que tenemos un diccionario de 50 euros, del cual 8 euros corresponden a IVA. Si tenemos que pagar un total de 160 euros en la liquidación trimestral, al desgravarnos esos 8 euros pagaríamos un total de 154.
  • Declaración anual del IVA: Similar a la anterior, se presenta al final del año fiscal.
  • Declaración de la Renta: Es obligatoria para todos los autónomos, aunque sus ingresos no superen el mínimo obligatorio. Sobre esta, el mejor consejo es pedir cita en Hacienda y que nos la hagan. Se realiza en Mayo.

Todo lo relacionado con impuestos y trámites con la administración puede parecer muy complejo. Sin embargo, una vez familiarizados con todo el proceso, este no es tan difícil. Ante la duda, dos consejos. En caso de duda, hay que acudir a la administración y preguntar, sin miedo de que la pregunta sea estúpida o rematadamente idiota. El trabajo de los funcionarios es informarnos sobre nuestras obligaciones, por lo que nuestro deber es crucificarlos a base de preguntas. En segundo lugar, si creemos que los trámites a realizar son muy complicados, siempre podemos recurrir a los servicios de un asesor fiscal. Aunque algunos lo consideren un gasto, es recomendable recurrir a sus servicios la primera vez que trabajemos. Una vez familiarizados con los trámites, podemos llevarlos a cabo nosotros mismos en la siguiente ocasión.

Esperamos que este artículo os guíe a la hora de iniciar vuestra actividad como autónomo. Recordad que toda esta información es válida a día de hoy (la del artículo). Los regímenes fiscales y los diferentes impuestos a pagar pueden ser modificados sin aviso previo, por lo que es muy recomendable que os informéis en las administraciones públicas correspondientes antes de dar el primer paso.

Saludos

Olli

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: