Tradujob (III): Freelancing – Cómo ser traductor autónomo [Primera parte]

Para aquellos que están cursando su último año de T&I, o que han terminado recientemente sus estudios, encontrar trabajo en una agencia de traducción puede resultar una labor prácticamente imposible. Entre otros muchos requisitos, la mayoría de las empresas dedicadas a los servicios lingüísticos exigen a los candidatos, como mínimo, un año de experiencia en el campo de la traducción (y en muchos casos esta cifra puede llegar a subir hasta los tres años). Una vez estemos en esta situación, vamos a encontrarnos en un círculo vicioso: no podremos encontrar trabajo por no contar con experiencia, pero tampoco podremos conseguir esta experiencia al no poder acceder al mundo laboral. Una de las opciones para conseguir esta preciada experiencia (existen muchas otras, como por ejemplo las prácticas en empresa o la traducción en ONGs) es crear nuestro propio puesto de trabajo. Es decir, convertirnos en traductores autónomos o freelance.
En general, la figura del autónomo se halla denostada en nuestro país. Y lo cierto es que no faltan razones: los impuestos que ha de pagar un autónomo, su relativa desprotección laboral (sobre todo si la comparamos con los beneficios sociales de los asalariados), la relativa mala fama de la que gozan en relación al pago (o mejor dicho, no pago) de impuestos al erario público, etc. Asimismo, en la propia profesión, los traductores freelance no suelen ser bien considerados, y no se considera un puesto con mucho glamour (sobre todo al compararlo con un puesto de project manager o de intérprete en un organismo internacional). Pero puesto que nuestros objetivos son mucho más prosaicos (pagar las facturas a final de mes), creo que podemos obviar este tipo de consideraciones y pasar a hablar de los entresijos de esta modalidad de trabajo.
En primer lugar ¿donde encontrar trabajo como autónomo? Los traductores freelance son trabajadores más flexibles que los asalariados (en general), lo que les permite optar a un mayor ámbito de opciones de trabajo. A continuación podemos ver algunos lugares a los que enviar nuestros CVs:

  • Agencias de traducción: Es la opción más obvia. Muchas de estas agencias sacan adelante el grueso de su trabajo empleando a personal autónomo (mientras que reservan a sus traductores asalariados para labores más específicas). La mayoría de estas empresas cuentan con sus propios formularios para el envío de currículums, e incluso nos permite indicar si optamos a una plaza interna o queremos colaborar como freelance.
  • Editoriales: Hay una gran cantidad de materiales que necesitan ser traducidos constantemente en este ámbito: literatura, manuales, guías, etc.
  • Grandes empresas: Muchas grandes empresas no cuentan con un departamento de traducción específico (y otras, aunque sí lo poseen, tienen demasiado material para traducir). Aunque parezca una locura, podemos probar suerte en Telefónica, Banco Santander, Metrovacesa y similares.

Tras enviar unos cientos de currículums, las leyes de la probabilidad nos dicen que podremos conseguir algún proyecto. Al trabajar como autónomos es muy importante tener en cuenta que todos los encargos que nos hagan deben ejecutarse con la máxima calidad, puesto que esta va a ser nuestra mejor tarjeta de visita. Asimismo, un trabajo bien hecho puede suponer el principio de una productiva (y rentable) relación con un cliente, lo que nos permitirá conseguir cierta autonomía financiera (y en último lugar, poder pagar las facturas).
Si vamos a trabajar como autónomos, antes de aceptar un proyecto debemos de tener en cuenta una serie de aspectos:

  • Extensión: No es lo mismo traducir un contrato de diez páginas que un libro de 500. Debemos tener en cuenta que un proyecto de gran envergadura limitará nuestras posibilidades de aceptar otros proyectos. Por otro lado, puede que si sólo aceptamos pequeños encargos no podamos obtener un beneficio económico neto.
  • Plazos: Antes de firmar un contrato o de comprometernos con un cliente, debemos de ser realistas: ¿Podemos hacer lo que nos proponemos en el plazo dado? Como afirma la ley de Murphy, a la hora de planificar cualquier proyecto debemos calcular su duración, y a continuación sumarle la mitad de esta para obtener una estimación realista. Si creemos que vamos a emplear 60 horas en un proyecto, calculemos mejor 90, pues hay que tener en cuenta imponderables como que se vaya la luz, explote una tubería en casa, un fallo informático, una gripe, la muerte de una mascota, o cualquier circunstancia que, por inconcebible nos parezca, tiende a suceder cuando hay una fecha límite de por medio.
  • Rentabilidad: La traducción como actividad puede ser muy hermosa, pero si esto no se traduce en un estómago lleno, facturas pagadas y dinero para viajar, lo mejor será que nos dediquemos a otra cosa. El concepto de rentabilidad es muy amplio, y en él hemos de incluir no sólo cuanto dinero vamos a ganar, sino también cuanto dinero vamos a ganar por hora por un proyecto en concreto, cuales son nuestros gastos, cuanto dinero de nuestras ganancias va a ir dirigido a impuestos, cuando recibiremos el pago del cliente (la ley permite el pago hasta a 90 días), etc.

Si hemos llegado a este punto, en el cual contamos con uno o varios clientes que han decidido confiar en nuestros servicios, y que nos ofrecen varios encargos que resultan atractivos, ha llegado el momento de cumplir con los trámites que nos exige la administración para poder desempeñar nuestra actividad de forma legal.
Sobre nuestras “amigas”, la Seguridad Social y la Agencia Tributaria, así como sobre el arte de la facturación, hablaremos en la próxima entrega de Tradujob, en la segunda parte de este artículo.
Un saludo
Olli Carreira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: