Titulitis española Vs Gap Year europeo

Una de las cosas de las que me he dado cuenta a lo largo de mi año Erasmus, es que España, por mucho que lo intente, dista mucho de ser Europa, y ahora os contaré porqué.Por todo el mundo es sabido que los españoles somos desorganizados, vagos, y que nuestra mayor pasión es irnos de fiesta. Sin embargo, y por raro que pueda parecer, hay una cosa que la mayoría siempre hemos tenido clara: todos queríamos ir a la Universidad. No me refiero a los típicos comentarios que hacen nuestras queridas madres («mi Jaimito va a ser médico», «mi Lucía arquitecta»), no. Tampoco me refiero a la Universidad como centro del saber y del conocimiento, como un sitio en el que pensar libremente y luchar por unos valores. Me refiero a que muchos de nosotros ni siquiera nos planteamos que existen otras posibilidades además de la Universidad. Hacemos nuestro Bachillerato, nuestra Selectividad, y después, de cabeza a la Facultad. Llega el día de hacer la preinscripción y aún hay muchos que no saben qué hacer, vamos, que echan la lotería, y lo que toque, «ha tocao». Lamentablemente, seguimos anclados en la mentalidad de que «sin carrera no se es nadie» y nos embarcamos en una aventura sin rumbo que muchas veces se lleva los mejores años de nuestra vida. No digo que la Universidad sea mala, todo lo contrario, si no que podemos parar a pensarnos un poco mejor qué queremos hacer con nuestro futuro.

En España, la mayoría de los estudiantes de primer curso de una carrera universitaria tienen 18 años, ya que como manda la tradición, han seguido el esquema Bachillerato – Selectividad – Facultad. Sin embargo, en cuanto cruzamos la frontera nos damos cuenta de que en el resto de Europa no es así. Este año tuve la posibilidad de convivir y asistir a clase con gente que me sacaba dos, tres y hasta cinco años. Al principio pensé que yo era más afortunada, porque acabaría la carrera antes y me podría poner a trabajar. ¡Qué equivocada estaba! No me daba cuenta de que la mayoría de ellos han estado de gap year, es decir, que entre el colegio y la Universidad se han tomado un año sabático en el que se han dedicado a viajar, conocer mundo, conocer gente y enriquecerse como personas, mientras que yo estaba empezando primero de carrera con prisas por llegar a la vida «adulta». Me hablaban de sus estancias en Canadá o de sus road trips por EEUU, por no mencionar los cursos de buceo en Australia o las playas caribeñas, y poco a poco me fui dando cuenta de que eso es algo muy normal en el resto de Europa. Aún no he conocido a ningún español que lo haya hecho…el día que lo haga, le daré la enhorabuena, la enhorabuena por saber aprovechar su juventud como Dios manda. Ya tendremos tiempo para hacer horas extra y traducciones exprés, ahora es el momento de disfrutar.

Muchos otros, además de gap year, se habían decantado por la formación profesional, por los módulos. Así descubrieron lo que realmente les gustaba hacer, y muchos de ellos decidieron ampliar su formación con una carrera, pero eso sí, con su merecida vuelta al mundo entre medias. En España, por triste que sea, seguimos pensando que alguien con un módulo de peluquería no es nadie.

Viajar, ver mundo o conocer distintas culturas son cosas imprescindibles para cualquier persona, pero aún más para nosotros, los futuros traductores, que estamos condenados a lidiar entre culturas y mundos distintos. Desde aquí os invito a abriros un poco más al mundo y a haceros más europeos.

Me llamo Aída, y llevo 85 días sin ser Erasmus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: