Cultura de movilidad en España

Hace unos meses compartía unas pintas con Ashley, guiri despistada procedente de la pérfida Albión, y destinada en nuestro país como profesora lectora para un grupo de alumnos recitadores del verbo to be. Mientras comentábamos lo acertado de su elección profesional (enseñar inglés a españoles debe ser una de las experiencias más terroríficas de la Creación) me expresaba su asombro ante la procedencia de sus alumnos. La mayoría de ellos residía en la misma ciudad en la que se encontraba la universidad. Como mucho, acudían desde núcleos de población cercanos.

En Inglaterra, comentaba con un peligroso descenso en la calidad de pronunciación de sus eses, cuando llega la hora de marcharse a la universidad, te vas a la otra punta del país, lo más lejos posible de tus padres. Sin quererlo, Ashley estaba apuntando a uno de los problemas que, en materia de ideas, aun afecta (aunque afortunadamente cada vez menos) a la universidad española. Porque una vez pasado el trámite de la selectividad, a la hora de elegir establecimiento educativo, se sigue tendiendo a elegir el más cercano. Si la titulación que buscas se encuentra en tu propia ciudad mucho mejor, y de no ser así, lo mejor es alejarse lo mínimo del regazo protector de mamá y papá. De este modo, se evitan problemas logísticos a la hora del envío de provisiones convenientemente congeladas y envasadas en tupperware. Eso sí, reutilizables, que no está el planeta para dispendios climáticos.

Con esta forma de pensar imperando entre los futuribles universitarios, difícilmente nos podemos plantear otro tipo de enseñanza orientada a la movilidad, al intercambio con otras instituciones universitarias, tanto dentro como fuera de ese regazo de europeidad que es la zona Schengen. Si bien experiencias como Erasmus han demostrado que la movilidad es posible, este programa resulta anecdótico dentro del panorama español, pues estos alumnos sólo suponen el 1.42 % de la población universitaria*. Si añadimos a este exiguo porcentaje otros programas de movilidad (intercambios bilaterales, programa ISEP, programa SICUE, etc.) la cifra roza el 3%. ¿Y el 97% restante? Vegeta en nuestras instituciones universitarias. Y aunque es cierto que han mejorado bastante en medios, infraestructura y calidad del profesorado desde los tiempos del Gran Dictador, queda mucho por hacer. Aun más teniendo en cuenta que Bolonia está a la vuelta de la esquina.

Mientras en España este es el enternecedor panorama, en otros países de la Vieja Europa irse de intercambio a otro país entra dentro de lo normal, e incluso de lo exigible por parte de las universidades. En Alemania, los estudiantes de económicas tienen que marcharse, con carácter obligatorio, durante un semestre a otra universidad. En Francia los estudiantes de idioma cursan un año en uno de los países de la lengua estudiada. En los países nórdicos¦ mejor ni comentarlo. En materia de educación, estos países juegan en otra división.

A pesar de esta visión pesimista, debo romper una lanza en favor del estudiantado español, que en muchos casos no se marcha, no ya por falta de motivación, sino por la escasez (paupérrima en ocasiones) de medios con los que abordar las estancias en el extranjero. A día de hoy, y poniendo como ejemplo de nuevo el programa Erasmus, las becas, ayudas, aportaciones y euros varios por parte de las administraciones cubren, siempre en el mejor de los casos, el 70% del coste total. Financiación que por otra parte se recibe con carácter posterior a la estancia. Se ponga como se ponga, poco optimismo podemos hallar en esta materia.

Esta sección del blog va a dedicarse a comentar los problemas relacionados con la movilidad del estudiantado (tanto nacional como fuera de nuestras fronteras). Aunque vamos a señalar los problemas generales en esta materia, nos centraremos ante todo en las deficiencias que presenta T&I a este respecto, en la oferta que encontramos a día de hoy en este campo, y en alguna que otra propuesta, así como sugerencias, para los que quieran marcharse al extranjero.

Nos vemos en dos semanas.

Oliver Carreira

*La información que aparece corresponde al curso 2004/2005. Las estadísticas al respecto pueden encontrarse aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: